Impacto de la lectura en voz alta en las conductas disruptivas

Impacto de la lectura en voz alta en las conductas disruptivas

Un nuevo estudio de la American Academy of Pediatrics viene a confirmar que la práctica de la lectura en voz alta previene y aplaca las conductas disruptivas.

A todos (pequeños y mayores) nos gusta que nos cuenten historias. La lectura en voz alta, además, tiene múltiples beneficios. Y se utiliza, desde hace tiempo, para aplacar conductas disruptivas en el aula. Así, muchos docentes consiguen extinguir este tipo de conductas (desafortunadamente, cada vez más comunes). Paran el ritmo de la clase y le cuenta una historia a sus alumnos.

Un informe publicado recientemente por la American Academy of Pediatrics ha venido a confirmar la utilidad de esta práctica en este tipo de circunstancias. Pero también cómo puede contribuir a prevenirlas.

En la investigación ha participado 675 familias con niños de 0 a 3 años. La muestra ha practicado la lectura en voz alta con sus hijos durante este periodo previo a la escolarización obligatoria. Los resultados  de las investigación demuestran que los niños y niñas participantes mostraron mayores niveles de atención y concentración cuando comenzaron su etapa escolar.

Además, como hemos comentado en múltiples ocasiones, compartir lecturas con los niños desde las primeras edades estrecha el vínculo afectivo con sus progenitores. Y favorece el desarrollo de su imaginación y de su empatía. Incluso, previene la hiperactividad. A lo que podemos sumar que favorece la adquisición de vocabulario y el aprendizaje de la lectura.

Este tipo de fórmula es muy útil también en el entorno escolar. Y no sólo para aplacar este tipo de conductas (tal y como hemos avanzado) sino para prevenirlas. Destinar un tiempo de la duración de una clase a la lectura en voz alta mejora la atmósfera del aula. Y, por supuesto, favorece el desarrollo de la compresión lectora.

Podéis acceder al informe completo a través de este enlace.

 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario