Un libro en papel con animaciones

Vento: Un libro en papel con animaciones

Hoy comentamos Vento de Virgilio Villoresi y la ilustradora Virginia Mori, un libro en papel con animaciones, editado por Whitstand Film.

En varias ocasiones hemos hablado de cómo en la era digital los límites entre el papel y pantalla están cada vez más difusos y hemos mostrado algunos ejemplos de contenidos digitales en los que se hacen homenajes al papel de muy diversa índole. Hoy comentamos Vento, una obra de Virgilio Villoresi y Virginia Mori, editada por Withstand Film, que constituye un ejemplo de lo contrario puesto que se trata de un libro en papel con animaciones; en este caso, un homenaje a la relación íntima entre la imagen y el movimiento.

 

 

La obra está conformada por una secuencia de escenas sin texto que permiten al lector echar a volar su imaginación (no puede por menos que traer a nuestra memoria Los maravillosos misterios del Señor Burdick – permítaseme la licencia de añadir el adjetivo «maravillosos» al título de esta magna obra). En cada una de estas escenas, además, el lector contará con la ayuda del viento (para su «vuelo»), que emana de sus páginas gracias al tratamiento de las ilustraciones y una plantilla de plástico rayada (una propuesta inspirada en técnicas de los orígenes del cine).

Todas las imágenes son muy evocadoras, a la vez que difíciles de describir con palabras. Y ofrecen al lector una propuesta de lectura libre, sin guión, sin interpretación prefijada, para que cada uno en cada momento construya su propia historia en función de su itinerario lector, incluso, de cómo tenga el día. Y, además, son en blanco y negro para favorecer la concentración del lector.

Un álbum sin texto con un carácter universal, que, además, genera un notable contraste con un mundo plagado de palabras como es el actual. Una lectura en la que los autores apelan a sentimientos de los lectores como la nostalgia, para lo cual se han inspirado en la historia del cine. Por ejemplo, el dibujo que ilustra este post es un tributo a El color de las granadas (Serguéi Paradzhánov, 1968).

En este enlace podáis ampliar la información sobre esta interesante libro que merece la pena conocer aunque, ya os avanzamos, está agotado.

 

Fuente: The Digital Reader.

 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario