Innovar en la producción de lecturas digitales para niños

Innovar en la producción de lecturas digitales para niños

Innovar en la producción de lecturas digitales para niños es relativamente habitual. Más habitual, al menos, que en la producción de contenidos digitales para adultos. Las posibilidades son ilimitadas pero hay que tener en cuenta una serie de constantes en este público objetivo.

Habitualmente, ponemos la mirada en los cambios que se observan en los niños y niñas. Pero hay una serie de aspectos que se mantienen y que resulta clave conocer a la hora de innovar en la producción de contenidos digitales infantiles. Con el tiempo y entre culturas, el contexto en el que los niños y niñas crecen y aprenden varía radicalmente. Pero, según muchos expertos, todos deben pasar por las mismas etapas cognitivas, físicas, sociales y emocionales para afrontar con éxito su infancia. Hoy reviso algunas constantes:

La atención de los niños y niñas es ilimitada

Es habitual cuestionar la capacidad de atención de los niños y niñas. Y concluir que se ha visto mermada por el uso de pantallas. La realidad, independientemente de sus implicaciones, es que los niños y niñas son capaces mantenerse absortos delante de un smartphone, una tablet, una consola, una televisión… durante largos períodos de tiempo si el contenido y la interacción propuestos son de su interés. Los niños y niñas desarrollan unos altos niveles de atención para las propuestas que estimulan su curiosidad, su inteligencia o sus emociones.

La evolución es imparable y han de analizarse sus posibilidades

Por ello, es fundamental probar y analizar las posibilidades de las pantallas para valorar su interés como herramienta para promover el crecimiento intelectual y cultural desde las primeras edades. Hasta la fecha, han sido básicamente los propios niños, junto a los creadores, los que han explorando en tiempo real las posibilidades y limitaciones de los dispositivos digitales. Y son ellos mismos los que han impulsado gran parte de la innovación en el marco de un vasto e incontrolado experimento que ha constituido un productivo intercambio entre el diseñador y el usuario.

La interactividad es fundamental en los contenidos digitales

Joan Ganz Cooney Center predijo hace años el valor de aumentar la atención y el compromiso de los niños y niñas a través de la interactividad. Y sugirió que las propuestas pasaran de conceptos simples a conceptos más complejos; incluso, dentro de un mismo programa. La televisión utilizó la repetición de segmentos o programas para ayudar a los niños y niñas a comprender la profundidad total del contenido. Así, los medios digitales han ido favoreciendo cada vez experiencias adecuadas a las capacidades de los usuarios.

El esfuerzo a la hora de innovar ha de ser conjunto

Es un Cubo de Rubik de habilidades de desarrollo y necesidades, intereses, gustos y preferencias. Cada giro revela un subconjunto diferente de la audiencia de los niños y niñas que busca diferentes géneros, historias y personajes. Los niños y niñas también recurren a diferentes dispositivos y plataformas, dependiendo de dónde se encuentren y de cuáles sean sus necesidades. Por ello, la diversidad es fundamental para innovar en la producción de contenidos digitales para público infantil.

La imaginación y el ingenio pueden verse comprometidos

Puede parecer que los niños y niñas confían cada vez más en los medios digitales para su entretenimiento y cada vez menos en su propia imaginación y recursos. Si bien, podríamos estar ante una forma diferente y aún emergente de interacción que aún no comprendemos. En cualquier caso, hemos de analizar lo que está pasando. Y, si las pantallas están mermando su imaginación e ingenio deberíamos poner en marcha acciones que neutralizaran este efecto negativo de las pantallas en los niños y niñas.

 

Imagen de Zhao Zicheng en Pixabay.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.