Casi todas las apps para usuarios menores de 5 años contienen anuncios

Casi todas las apps para usuarios menores de 5 años contienen anuncios

Casi todas las apps para niños y niñas menores de cinco años contienen anuncios para manipular a sus usuarios.

Alrededor del 95% de aplicaciones desarrolladas para niños menores de cinco años, es decir, casi todas, contiene publicidad. Este es el resultado de un estudio realizado por investigadores de diferentes universidades. El informe ha sido publicado en la revista científica Journal of Developmental and Behavioral Pediatrics. Los anuncios se encuentran principalmente en apps dedicadas al entretenimiento. Si bien, también hay apps desarrolladas con fines educativos que los incorporan.

Para llevar a cabo la investigación se ha utilizado una muestra de 135 aplicaciones para niños disponibles en Google Play. Entre ellas había apps tanto gratuitas como de pago, de las cuales algunas superaban los 10 millones de descargas. De las 135 aplicaciones, 129 contenían al menos un tipo de publicidad, como el uso de personajes de dibujos animados para vender algún producto, paneles que animaban a los usuarios (los niños) a comprar la versión completa de la aplicación y vídeos que interrumpían el juego para promover compras en la aplicación o de otros productos.

Los niños menores de ocho años no distinguen el contenido del juego de la publicidad. Por lo que exponerlos a un anuncio durante los 20 o 30 segundos que transcurren hasta que aparece la X puede llevarlos a pensar que la publicidad forma parte del juego. Además, en el estudio se hace especial hincapié en que muchos de estos anuncios no son apropiados para esas edades.

Estos hechos ponen en cuestión la ética de muchos desarrolladores. Pero también ponen en evidencia la necesidad de una regulación de este tipo de contenidos. Especialmente, de los concebidos para público infantil y juvenil. Nosotros, desde nuestra pequeña ventana a la Red, compartimos algunos consejos para seleccionar apps. Esperamos que sean de vuestro interés.

Fuente: El País.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario