Partido entre la lectura en papel y la lectura digital

Partido entre la lectura en papel y la lectura digital

Continúa el partido entre la lectura en papel y la digital. Los resultados de los estudios y las reflexiones de los especialistas lo mantenienen muy reñido.

Empiezo a ver el tema como un partido en el que la pelota va de un campo a otro. Aunque con un tratamiento desigual por parte de los medios. En cualquier caso, el término “partido” viene a relevar al “dilema” del que tanto hemos hablando en este blog. En primer lugar, porque estaba un poco gastado. Pero también porque soy una convencida de que el que lee, lee, independientemente del formato. De que no hay dilema para un lector, digamos, con todas las letras.

Como avanzábamos, los titulares saltan de un campo a otro. Pero no tienen la misma cobertura. Por eso puede resultar de interés ir haciendo una recopilación de las últimas noticias. Ya realizamos un avance la pasada semana. Pues bien, hace un par de días, en El País se aludía a un estudio en el que se asocia el uso de pantallas con un peor desarrollo de los niños. Este estudio muestra que, con exceso (quedaos con el matiz, luego profundizaremos), el tiempo frente a la pantalla puede tener consecuencias para el desarrollo de los niños.

La investigación se realizó sobre una muestra de 2.400 niños canadienses. Y mostró que cuanto mayor era el tiempo pasado delante de pantallas a los dos y tres años, peor era el desempeño de estos niños a los tres y cinco años, cuando se les realizaba un test de desarrollo. En este examen se analizó su progreso en cinco dominios clave: comunicación, habilidades motoras (gruesas y finas), resolución de problemas y habilidades sociales.

Atención a los matices.

Nótese que estos resultados en concreto responden a un tiempo de exposición de unas 25h/semana, casi 4h/día. Unas cifras muy alejadas de los 20/30 minutos al día (y en compañía) en los que algunos especialistas ponemos el tope recomendado. En el artículo, que firma Javier Salas, se citan otras investigaciones sobre el impacto negativo de las pantallas en los niños y niñas. Considero que convendría revisarlas en profundidad. Por lo menos, antes de lanzar titulares como “Un nuevo estudio asocia el uso de pantallas con un peor desarrollo de los niños” en medios de difusión como El País, ¿no os parece?

Ayer también veíamos un titular en esta línea en 20 Minutos. Rezaba: “Los efectos de las pantallas en los niños: Reducen la atención y aumentan el riesgo de fracaso escolar”. Y aludía a la línea de pensamiento del especialista y divulgador Álvaro Bilbao. Mensajes como “son una herramienta muy útil”, mencionados en el artículo, pasan desapercibidos ante la contundencia del citado encabezamiento. También las apelaciones al sentido común y las reglas y normas de uso, que es lo que la mayoría recomendamos.

En cualquier caso, la pelota vuelta a estar en el tejado de la lectura en papel. A ver cuándo acaba el partido y nos ponemos todos a entrenar con un mismo fin.

Artículos Relacionados

% Comentarios (3)

Hola Elisa,

Creo que el partido, o el dilema, o lo que sea no está únicamente ligado al tema de la lectura. Tiene más que ver con la excesiva exposición de la infancia a las pantallas y sus efectos… que todavía desconocemos.

Estoy de acuerdo contigo en que los matices son importantes. Y no debe sorprender que los titulares sean parciales y sacados de contexto. Pero está claro, que en esto, cómo en casi todo, la mesura es la clave.

Saludos y ¡Gracias por tu trabajo!

Otro informe: http://empantallados.com/

Hola Elisa,

Creo que el partido, o el dilema, o lo que sea no está únicamente ligado al tema de la lectura. Tiene más que ver con la excesiva exposición de la infancia a las pantallas y sus efectos… Qué todavía desconocemos

Estoy de acuerdo contigo en que los matices son importantes. Y no debe sorprender que los titulares sean parciales y sacados de contexto. Pero está claro, que en esto, cómo en casi todo, la mesura es la clave

Saludos y ¡Gracias por tu trabajo!

Otro informe: http://empantallados.com/

Totalmente de acuerdo, Eva 🙂 Gracias por tu aportación.

Dejar un comentario