Lectura y salud, un binomio fantástico

Lectura y salud, un binomio fantástico

La pasada semana hablamos de cómo leer por placer aumenta nuestra autoestima. El éxito del citado post nos ha llevado a rescatar algunos estudios que ponen de manifiesto las bondades de la lectura en nuestra salud.

 

La lectura distrae, entretiene, cultiva… pero, ¿mejora nuestra salud? Desde tiempos inmemoriales así se ha creído. De hecho, en el Antiguo Egipto hablaban de las bibliotecas como Casas de la Vida. Algunos investigadores han intentado medir las bondades de la lectura en nuestra salud. Los resultados son, como veremos a continuación, sorprendentes; especialmente en el campo de las enfermedades psíquicas y nerviosas.

Según una investigación llevada a cabo en 2009 por el doctor David Lewis de la Universidad de Sussex, en Reino Unido, leer es más eficaz para aliviar el estrés que escuchar música, ir a dar un paseo o sentarse a tomar una taza de té. El estudio mostró cómo el acto de leer redujo en sesenta y ocho por ciento los niveles de estrés de los participantes en unos escasos seis minutos; y hablábamos hace unos días de cómo, además de reducir los niveles de estrés, puede aumentar la autoestima y ayudar a enfrentar situaciones difíciles.

En 2013, investigadores de la New School for Social Research de Nueva York, demostraron a través de una investigación que la ficción literaria aumenta de modo significativo la capacidad de leer las emociones ajenas y puede contribuir al tratamiento de algunas enfermedades mentales, redundando en una mejora de nuestra salud. Según otro estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Ohio en 2012, el impacto de la lectura en las emociones puede, incluso, cambiar el comportamiento de un lector.

Lo más sorprendente es todo lo que tiene que ver con la lectura por placer. Cada vez más los estudios científicos sugieren que leer por placer es un apoyo invaluable a la hora de enfrentar los desafíos de la vida.

Estos hallazgos científicos han motivado la aparición de centros como la Escuela de la Vida, dedicados a la curación de enfermedades a través de la lectura. La Escuela de la Vida está situada en Londres y fue fundada por el filósofo Alain de Botton. En ella se ofrecen curas para distintas enfermedades. Hace un par de años, biblioterapeutas de esta escuela publicaron “La cura de la novela: Remedios literarios de la A a la Z”, una obra en la que ofrecen recetas para toda clase de males.

 

Fuente: BBC.

 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario