Escuchar historias versus leer historias

Escuchar historias versus leer historias - Elisa Yuste. Consultoría en Cultura y Lectura

El acto de leer y escuchar historias implica las mismas estructuras neuronales. Si bien, el cerebro procesa la información de modo diferente. Ni mejor, ni peor, diferente.

Según diferentes estudios, el acto de leer leer y escuchar historias involucra las mismas redes neuronales. Si bien, este hecho no significa que la experiencia sea la misma. El cerebro procesa la información de modo diferente, según otros estudios. Por ejemplo, los audiolibros pueden generar una respuesta emocional debido a los matices, inflexiones, pausas, etc. de la voz, que, además, supone una interpretación del texto. Así la experiencia de oír un audiolibro se asemeja a un hecho social, compartido con otras personas.

Otro aspecto diferencial es que «el sonido tiene una bajísima capacidad para captar nuestra atención», en palabras de Antonio Rodríguez de las Heras, en el marco de la presentación del Anuario AC/E de Cultura Digital 2018, que analiza a  «El lector en la era digital». Sus palabras también están avaladas por la ciencia. Experimentos han demostrado que los lectores que sólo escuchan un retienen menos cosas que quienes lo leen.

En relación con este aspecto, recordamos algo que comentamos habitualmente en este espacio. Hay que formar a los lectores en la escucha de audiolibros. Así es fácil que la experiencia sea equivalente a la de los lectores que lean un texto con sus propios ojos. Además, escuchar una historia contribuye a la adquisición de vocabulario, y afecta muy positivamente a las capacidades y a los niveles de comprensión lectores.

Esto sucede aunque esta práctica no incorpore el componente de decodificación que se da en los procesos de lectura de textos. Siempre y cuando la escucha sea atenta, claro. En este sentido, los audiolibros pueden ayudar a que los alumnos refuercen el aprendizaje de la mecánica lectora. E, incluso, que acaben siendo capaces de leer textos con una complejidad por encima de su nivel.

 

Imagen de Luisella Planeta Leoni en Pixabay.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario