¿Pueden los audiolibros favorecer nuestra salud mental?

¿Pueden los audiolibros favorecer nuestra salud mental?

La práctica de la lectura tiene beneficios probados para la salud. Este hecho es aplicable a sus diferentes formatos: libros, audiolibros, ebooks. Hoy repasamos las razones por las que los audiolibros pueden favorecer nuestra salud mental.

El mercado de los audiolibros está creciendo a pasos agigantados. Las razones son de muy diversa índole. Si bien, algunos apuntan a la posibilidad de que parte de la razón esté en que pueden favorecer nuestra salud mental. ¿Qué os parece?

Antes de nada, recordemos que la lectura, independientemente de su formato, nos calma, nos reconforta. También contribuye a reducir nuestros niveles de estrés. Hay estudios que han demostrado que con apenas unos minutos de lectura podemos reducir nuestro ritmo cardíaco y nuestra tensión muscular considerablemente.

Además, la lectura estimula nuestra actividad cerebral al fortalecer las conexiones neuronales y aumentar la reserva cognitiva del cerebro. Un factor que protege ante el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas como la demencia o el Alzheimer.

Sin embargo, ¿qué particularidades tiene la lectura en formato audiolibro? Pues bien, para empezar, la escucha de audiolibros puede suponer un efecto positivo en el lector al traer a su memoria los momentos de lectura compartida en su infancia. Una práctica que sabemos es altamente beneficiosa para niños (y no tan niños).

Por otra parte, la escucha de audiolibros aporta descanso a la vista. Un sentido que, en la actualidad, mantenemos a un 100% de rendimiento. Muy especialmente debido a las pantallas a través de las cuales recibimos información de forma constante a diario.

Finalmente, se trata de un formato de interés para todas las edades pero que puede ser especialmente útil para las personas mayores que tienen alguna dificultad de acceso a la letra impresa. Y también hay estudios que demuestran los importantes beneficios que suponen para las personas mayores.

 

Fuente: Psychology Today.

 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario