Ocho meses de ventaja en la adquisición de habilidades lingüísticas con la lectura compartida

Ocho meses de ventaja en la adquisición de habilidades lingüísticas con la lectura compartida

La lectura compartida puede suponer hasta ocho meses de ventaja en la adquisición de habilidades lingüísticas en las primeras edades. Esta es la principal conclusión de un informe de la Universidad de Newcastle.

En este espacio hemos hablado en numerosas ocasiones de los beneficios de la lectura compartida. Hoy nos hacemos eco de los resultados de un nuevo informe. En él se pone de manifiesto que esta práctica puede suponer hasta ocho meses de ventaja en la adquisición de habilidades lingüísticas en las primeras edades.

El estudio ha estado dirigido por James Law, profesor de la Escuela de Ciencias de la Educación, la Comunicación y el Lenguaje de la Universidad de Newcastle. Su equipo de expertos ha descubierto que las habilidades del lenguaje receptivo, la capacidad para comprender la información, se ven afectadas positivamente cuando los prelectores leen con alguien que se preocupa por ellos.

En el marco de esta investigación se ha realizado una revisión sistemática de dieciséis estudios sobre lectura compartida en papel y en digital. Estos se han desarrollado durante los últimos cuarenta años en diversos países. Comprenden: Estados Unidos, Sudáfrica, Canadá, Israel y China. La edad promedio de los niños y niñas involucrados en estos estudios fue de treinta y nueve meses.

En el informe, financiado por la Fundación Nuffield, los investigadores buscaron efectos de la lectura compartida en tres categorías. En el lenguaje receptivo, en el lenguaje expresivo y, en tercer lugar, en las habilidades de lectura previa. Los resultados son positivos para cada categoría. Pero los mayores beneficios se manifestaron en relación con las habilidades del lenguaje receptivo. La investigación mostró, además, que los niños y niñas socialmente desfavorecidos experimentaron mayores beneficios.

La capacidad para comprender la información es predictiva de importantes dificultades sociales y educativas posteriores. Por ello, este grupo de expertos está pidiendo a las autoridades de la salud pública que promuevan la lectura compartida en la infancia.

Podéis descargar el informe completo en este enlace.

 

Fuente: Newcastle University.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario