Kiddle, un buscador web para los más pequeños

Kiddle, un buscador web para los más pequeños

Kiddle es un buscador web para niños y niñas que utiliza la ingeniería de Google Custom Search para ofrecer resultados filtrados con el fin de evitar que los menores accedan a contenidos no aptos para su edad.

Independientemente de lo intuitivos que parezcan los dispositivos digitales que pueblan nuestras vidas, o de lo fácil que resulte localizar información de todo tipo en la Red gracias a los buscadores, utilizar la tecnología de forma eficiente y efectiva no es baladí. En el caso de los pequeños, a los que se les atribuye un engañosa capacidad generacional, el tema se complica puesto que la Red los expone a todo tipo de peligros. Uno de ellos es el acceso a contenidos inadecuados. En este contexto, surge Kiddle.

Kiddle es un buscador concebido para que niños y niñas (no especifica edades) accedan a información adecuada a su edad. Para ello, el servicio utiliza la ingeniería Google Custom Search. Según se explica en su web, cada vez que un usuario utiliza este buscador, los tres primeros resultados se corresponden con sitios seguros seleccionados y revisados por los editores; los cuatro siguientes son sitios seguros y de confianza, con contenido sencillo y apropiado, aunque no ha sido concebido específicamente para niños; el resto son sitios con información dirigida al público en general, posiblemente más compleja, pero filtrada. Cuando los usuarios buscan palabras o frases que se consideran inapropiadas, el buscador no realiza la búsqueda y muestra un mensaje en el que se les invita a realizar otra búsqueda.

Este sistema tiene sus inconvenientes, y tras unos meses de prueba algunos de sus usuarios han manifestado su descontento porque los resultados mostrados en ocasiones parece que no son los más apropiados e, incluso, se ha hablado de cierta censura al buscar palabras relacionadas con la homosexualidad, el sexo o la muerte. Nuestra opinión es la misma que hemos manifestado en otras ocasiones cuando hemos hablado de soluciones de este tipo como, por ejemplo, las herramientas de control parental. La responsabilidad de proporcionar acceso a contenidos adecuados a nuestros menores no debemos dejarla en manos de la tecnología, aunque esta nos pueda resultar muy útil. Para proteger la seguridad de nuestros pequeños en la Red debemos formarlos en su uso.

En cualquier caso, no está de más conocer servicios como el que proporciona Kiddle, que está alineado con otras propuestas anteriores como la de KidozTuki, o Zac Browser, específicamente concebido para niños y niñas con problemas de autismo.

 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario