Conocimiento y lectura, de la mano para la mejora de la comprensión

Conocimiento y lectura, de la mano para la mejora de la comprensión

Conocimiento y lectura han de ir de la mano para la mejora de la comprensión, según Natalie Wexler, especialista en educación.

No hay fórmula perfecta para el aprendizaje de la lectura y la eficacia en la compresión lectora. Es algo para lo que cada maestrillo tiene su librillo. En cualquier caso, siempre que tengo conocimiento de algún informe o artículo que arroja algo de luz sobre el tema me gusta referenciarlo. Por eso comparto esta reflexión de Natalie Wexler, especialista en educación, para Forbes. Un texto que surge a propósito de este interesante documental sobre el aprendizaje de la lectura.

Wexler se cuestiona por qué se está trabajando la comprensión lectora de una forma que no funciona. E intenta dar algunas claves. En primer lugar, llama a la atención sobre el hecho de que muchos maestros no estén familiarizados con algunas evidencias. Por ejemplo, que la fonética sistemática es la forma más efectiva de enseñar a los niños cómo descifrar el lenguaje escrito. Esto es sólo un ejemplo de la formación deficiente que Weller considera reciben los maestros respecto al tema.

También está el hecho de que no suelan seguir las principales directrices establecidas o se tengan en cuenta otras evidencias. En este sentido, alude al consenso de que el factor más importante en la comprensión lectora no es el dominio de las estrategias. La clave es la cantidad de conocimiento que un lector tiene sobre el tema. De hecho, las estrategias de comprensión se basan en la activación de los conocimientos previos. En decir, solo funcionan si, antes de nada, un lector tiene conocimientos básicos para comprender un texto. Esto último es algo que muchos futuros maestros tampoco suelen saber.

Adquirir conocimiento es parte de aprender a leer, o de aprender a comprender lo que se lee.

Otro concepto erróneo generalizado es la creencia de que los niños deben “aprender a leer” antes de que puedan “leer para aprender”. Y la idea de que los niños no necesitan adquirir conocimiento hasta que aprenden a leer ignora el hecho de que adquirir conocimiento es parte de aprender a leer. O de aprender a comprender lo que se lee. Los niños necesitan conocimiento. De lo contrario, no estarán capacitados para entender muchos textos incluso aunque puedan decodificarlos.

Wexler advierte que cuanto más esperemos para comenzar a desarrollar el conocimiento de los niños, más difícil será cerrar las brechas entre los que tienen la suerte de adquirir conocimiento fuera de la escuela y sus compañeros menos afortunados. Y espera que se solucione la carencia de formación que presentan los maestros para revertir esta situación. Hay que proporcionar a los estudiantes habilidades para descodificar palabras. Pero también el conocimiento que puede desbloquear su significado.

 

Fuente: Forbes.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario