Realidad Aumentada en bibliotecas

Realidad Aumentada en bibliotecas

Hoy exploramos las posibilidades de la Realidad Aumentada en bibliotecas para enriquecer la experiencia del usuario.

 

La Realidad Aumentada es un tipo de tecnología relativamente emergente que “aumenta la realidad»; es decir, permite combinar el mundo real con elementos del ámbito virtual. En otras palabras, permite añadir información virtual a la información física ya existente. Para ello, se necesita un dispositivo (un smartphone, tablet, videoconsola, netbook…) que disponga de una pantalla, una cámara, un software de realidad aumentada, así como “activadores” de RA (códigos QR, activadores basados en marcas, en imágenes o en coordenadas GPS).

La implantación de la Realidad Aumentada, aunque todavía queda mucho camino por recorrer, está estrechamente relacionada con la evolución del ecosistema web móvil (auge de smartphones y otros dispositivos electrónicos, competencia entre sus fabricantes por ofrecer productos más potentes, proliferación de aplicaciones que explotan los servicios basados en la geolocalización) y la gran cantidad de información digital disponible en la actualidad, elaborada tanto por las empresas como por los ciudadanos.

En los últimos años, el término Realidad Aumentada está consiguiendo un protagonismo cada vez mayor en diversas áreas del conocimiento, mostrando la versatilidad y posibilidades que presenta esta nueva tecnología derivada de la realidad virtual. La capacidad de insertar objetos virtuales en el espacio real y el desarrollo de interfaces de gran sencillez, la han convertido en una herramienta muy útil para presentar determinados contenidos bajo las premisas de entretenimiento y educación, en lo que se conoce como edutainment.

En la actualidad, la mayoría de aplicaciones de realidad aumentada en esta línea se usan principalmente en museos, salas de exposiciones, parques de atracciones temáticos… Estos lugares aprovechan las conexiones wireless para mostrar información sobre objetos o lugares, así como escenarios completos en Realidad Aumentada, donde se pueden apreciar diferentes elementos en 2D y 3D e interactuar con ellos. Sin embargo, la Realidad Aumentada ofrece enormes posibilidades en el entorno bibliotecario para “aumentar” la accesibilidad, el catálogo, la formación de usuarios, la dinamización de los fondos y la visibilidad.

La Realidad Aumentada permite conocer información sobre ubicaciones físicas concretas e, inclusive, crear itinerarios, escenarios y experiencias basadas en la geolocalización. También resulta muy interesante para explorar la realidad más cercana desde otra perspectiva. Los objetos pueden mejorar su nivel de interactividad, permitiendo su visualización en 3D, integrando actividades que inviten a su exploración desde todas las perspectivas posibles, así como metodologías de trabajo más activas y de corte constructivista, y aprendizajes prácticos e, incluso, basados en la gamificación.

La Realidad Aumentada puede, al igual que los beacons, contribuir al enriquecimiento de la experiencia del usuario en los espacios bibliotecarios.

 

Artículos Relacionados

% Comentarios (2)

Excelente, para los trabajos será siempre una herramienta valiosa, creativa, para que los estudiantes y LOS profesores realicen clases mas dinámicas utilizando estas aplicaciones y otras que permiten actividades diferentes a las clases magistrales.

Gracias, Eulogia, por tu aportaciones 🙂

Dejar un comentario