¿Por qué hay tantos adultos leyendo literatura juvenil?

¿Por qué hay tantos adultos leyendo literatura juvenil?

Muchas obras concebidas para público infantil y juvenil han triunfado entre el público adulto. Pero, ¿por qué hay tantos adultos leyendo literatura juvenil?

 

La literatura infantil y juvenil mantiene sus números y representa un porcentaje importante en las cifras de producción y venta del sector editorial en todo el mundo. Sólo en España, constituyó un 12% de la edición total según datos de 2013 recogidos en la nueva edición del informe Los libros infantiles y juveniles en España. 2012-2014publicado a finales del pasado año por el Observatorio de la Lectura y el Libro.

Parte de estos resultados tienen que ver con el éxito que algunas obras concebidas para público infantil y juvenil han tenido entre el público adulto. Autores como J. K. Rowling, Stephanie Meyer, Suzanne Collins y John Green, entre otros muchos, se han convertido en los favoritos de los diferentes miembros de una misma familia. Según una encuesta realizada en 2012 en EE.UU., el 55% de los lectores de literatura literatura infantil y juvenil son adultos. Pero ¿por qué hay tantos adultos leyendo literatura juvenil? La booktuber Georgina Howlett (BritishBiblioholic) ofrece algunas respuestas en un artículo para The Guardian.

Brindar al lector de escapar de la realidad y trasladarse a otros mundos: del pasado, del futuro, también del presente es una cualidad muy presente en algunas grandes obras de la literatura infantil y juvenil (menos común en la literatura para adultos, aunque hay notables excepciones como la Canción de hielo y fuego de George R. R. Martin, que, por otra parte, ha triunfado también entre el público juvenil). La necesidad de escapismo del lector está presente en niños y jóvenes, pero también en los lectores adultos, y podría justificar el éxito en el tiempo de historias como Las Crónicas de Narnia, por citar un ejemplo.

Otro aspecto que subraya Howlet es la nostalgia. Muchos lectores adultos pueden encontrarse con su pasado en las lecturas para público infantil y juvenil; encontrar en ellas emociones que pueden haber quedado empañadas por las rutinas del día a día. Estos recuerdos del pasado, además, se relacionan, en muchos casos, con temas con un carácter universal con el que lectores de todo tipo y condición se pueden identificar (la amistad, el amor, la identidad… presentes en la saga Harry Potter, por ejemplo); y se suelen abordar de una forma más sencilla, y en esta sencillez puede estar también parte del éxito de las historias para niños y jóvenes entre el público adulto.

¿Qué opináis? ¿Sois lectores adultos de literatura infantil y juvenil? Nos encantaría que compartieseis con nosotros por qué os gusta.

 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario