Lo que nuestro cerebro lee

Lo que nuestro cerebro lee

Un estudio de la Universidad de Radboud realizado por Roel Williams y Annabel Nijhof ha demostrado que no todos los cerebros procesan la información del mismo modo y que las diferencias identifican dos grandes grupos en lo que respeta a la lectura de ficción.

 

Cuando escuchamos o leemos una historia de ficción es normal que nos sumerjamos en la narrativa, en el contexto en el que se desarrolla, en las acciones que transcurran, en las emociones y los sentimientos de sus protagonistas. Un estudio de la Universidad de Radboud llevado a cabo por Roel Williams y Annabel Nijhof ha demostrado que no todos los cerebros procesan la información del mismo modo y que las diferencias entre ellos identifican dos grandes grupos en lo que respecta a la lectura de ficción.

En la investigación se realizaron resonancias magnéticas funcionales (IRMf) a varios voluntarios que habían estado escuchando unos determinados audiolibros. Los resultados mostraron cómo algunos sujetos se fijaban más en los sentimientos y las intenciones de los protagonistas mientras que otros ponían su atención en sus acciones.

Uno de los aspectos novedosos de este estudio es que se han utilizado frases en lugar de palabras o imágenes sueltas, de tal forma que se han identificado las áreas que se activan con los mecanismos de inmersión en la narrativa. Los lectores más reflexivos muestran menos actividad en los momentos de acción frente a los lectores más sensoriales, y viceversa.

Este estudio constituye la primera prueba física de que entendemos la literatura de manera diferente, pero es sólo el principio.

 

Fuente: Neuroscience News.

Imagen: Annabel D. Nijhof/Roel M. Willems/PLOS ONE.

 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario