Cómo determinar cuándo un niño está preparado para aprender a leer

Cómo determinar cuándo un niño está preparado para aprender a leer

¿Todos los niños y niñas están preparados para aprender a leer a una edad concreta? El especialista Jordi Catalán habla de cómo determinar el momento más idóneo en el marco Congreso Internacional de Comprensión Lectora Infantil y Primaria.

Para contribuir al desarrollo de un proceso de aprendizaje de la lectura satisfactorio hemos de saber cómo determinar si el niño o niña está preparado para dar sus primeros pasos. No hacerlo puede promover la frustración y la no consecución de los objetivos previstos. Esta es la opinión del médico especialista Jordi Catalán con la que hoy se ha inaugurado el Congreso Internacional de Comprensión Lectora Infantil y Primaria.

Las metodologías de aprendizaje de la lectura son muy variadas. En Finlandia, por ejemplo, no comienzan con el aprendizaje formal de la lectura hasta los siete años. En España a los cuatro. La edad es, para Catalán (con quien coincidimos totalmente), algo secundario; la variable que se ha de tener presente es la madurez del sistema nervioso, del cerebro. Y la clave está en el cuerpo calloso.

En la práctica de la lectura, el hemisferio izquierdo del cerebro descodifica las letras. Y el derecho las interpreta. Para que haya buena compresión tiene que haber una buena comunicación entre ambos. Y esta conexión se produce en el cuerpo calloso, que es la estructura que que conecta los dos hemisferios cerebrales. Un niño o una niña puede leer de forma mecánica sin dificultades y, sin embargo, no entender lo que lee. Esto se produce cuando falla esta comunicación entre estos dos hemisferios.

Para determinar el nivel de maduración del cuerpo calloso se ha desarrollado un protocolo. Entre otros aspectos, este procedimiento mide el nivel de coordinación contralateral, de integración ínter-hemisférica, de lateralidad. También analiza la salud visual, la visomotricidad, el barrido visual del niño o niña. Además del nivel de vocabulario. Y, finalmente, la atención y la motivación.

Os dejamos con su interesante ponencia:

 

 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario