Nada es lo que parece (ni en la realidad ni en la pantalla)

Nada es lo que parece (ni en una app)

Hoy reseñamos «Doble doble» de Menena Cottin, una lectura enriquecida por Cognitio Books & Apps, que muestra que nada es lo que parece, que todo depende de la perspectiva desde la que se mire, a través de un juego con los opuestos.

 

Las propuestas en torno a términos opuestos son muy comunes en al producción editorial para niños y jóvenes. Numerosas editoriales incorporan a sus catálogos obras de no ficción en las que los abordan con el ánimo de afianzar el aprendizaje de conceptos en las primeras edades. Hay ejemplos en los que adquieren otra dimensión en la que destaca la propuesta gráfica, de juego… y que van un paso más allá de su objetivo utilitario. La obra que hoy reseñamos incorpora, además, el ingrediente tecnológico, y saca partido en este sentido a las posibilidades que ofrece la edición digital para la creación de contenidos editoriales.

Doble doble es una obra de Menena Cottin, autora de El libro negro de los colores. La edición digital ha sido desarrollada por Cognition Books & Apps y está disponible para su descarga en iBooks. Cottin propone al lector interactuar con las palabras opuestas que incluye en cada escena para que se produzca un movimiento de la ilustración, de tal forma que esta responde a cada uno de los términos. Así, una misma imagen adquiere un significado muy distinto dependiendo el punto de vista desde el que se mire.

En el conjunto, además de este juego, destaca la propuesta gráfica de blancos y negros. Un aspecto mejorable, en cambio, es la selección de términos, un poco forzada en algunos casos, se entiende que para poder conjugarla con la ilustración. En cualquier caso, la obra es muy recomendable y en 2014 fue merecedora de una mención en el apartado de no ficción del Bologna Ragazzi Digital Award. Tanto para disfrutar y dejarse sorprender, como para trabajar los cambios de perspectiva; con el lector infantil y con el lector adulto. Porque nada es lo que parece, y en la vida todo depende del color del cristal con que se mire.

 

Artículos Relacionados

Dejar un comentario