El papel de las ilustraciones en el aprendizaje con libros de texto

El papel de las ilustraciones en el aprendizaje con libros de texto

Las ilustraciones en los libros de texto hacen algo más que adornar los textos.

Según el estudio “Bases neuroeducativas del papel de las ilustraciones: una propuesta de análisis de libros de texto», hay un trasfondo complejo detrás. El informe fue realizado por los investigadores Kleyfton Soares da Silva, del Instituto Federal Goiano, y Laerte Silva da Fonseca, del Instituto Federal de Sergipe.

Kleyfton y Laerte se centraron en el análisis del papel de las ilustraciones en los libros de texto desde una perspectiva neuroeducativa. Esta busca comprender el proceso de enseñanza y aprendizaje basado en la evidencia científica del campo de la neurociencia.

Con base en los avances tecnológicos, ahora es posible investigar los mecanismos cerebrales que subyacen al aprendizaje. En el caso de las ilustraciones, ciertas características las otorgan un papel facilitador para la comprensión del contenido mostrado. También se puede dificultar el proceso, si el libro de texto adolece de ellas.

Al utilizar como marco teórico la Teoría del aprendizaje multimedia (TAM) y las nociones de neurociencia cognitiva, se creó un formulario para el análisis de ilustraciones de libros de texto con contenido matemático. Si bien, la importancia de las ilustraciones se ha analizado en otros campos de estudio.

Los autores señalan la evidencia de que las experiencias multisensoriales son más propicias para el aprendizaje que estudiar los mismos contenidos en un solo sentido. Por ejemplo, escuchar o ver únicamente. Sin embargo, la integración de diferentes estímulos por sí sola no es suficiente. Sobre todo porque “los procesos cognitivos responsables del aprendizaje, como la atención y la memoria de trabajo, tienen capacidades de funcionamiento limitadas”.

En este contexto, las imágenes que tenían las siguientes cualidades se consideraron figuras satisfactorias:

  1. Significado: tener una relación con la vida cotidiana.
  2. Contexto: haber enunciado contextualizado en forma de situaciones hipotéticas problemáticas.
  3. Estímulo: brindar la oportunidad de analizar la relación entre la figura y el enunciado.

Sin bien, no deben contener toda la información necesaria para resolver el problema, a fin de alentar al alumno a examinar el contexto de aplicación del contenido.

En una serie de análisis que siguen esta metodología, los autores profundizan en esta área relativamente nueva, la neuroeducación. A partir de ellos, revelan que es posible integrar los libros de texto en un enfoque de enseñanza que tenga en cuenta la forma en que funciona nuestro cerebro.

 

Fuente: SciELO Blog.

Imagen de Austin Distel en Unsplash.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.