La startup de origen chileno Ludibuk ha ideado un servicio de lectura digital que pretende dar un giro al trabajo con la lectura en la escuela.

Una iniciativa alineada con otras propuestas como la de Yoleo, a través de la cual Ludibuk quiere fomentar la lectura. Y, al tiempo, contribuir a la mejora de la compresión lectora. Para ello, ofrece a los lectores de los diferentes cursos de Primaria y Secundaria un catálogo de más de cien obras de autores clásicos. Y a los mediadores, un sistema de seguimiento y evaluación de la lectura.

 

 

Los lectores pueden acceder al servicio a través de la web y de una app. Una vez iniciada la lectura, pueden cambiar la tipografía de los textos, subrayar lo que consideren de su interés, etc. También pueden acompañarla de música. Al final, la herramienta les hace una serie de preguntas sobre lo que han leído. Así mide su nivel comprensión de la historia. Y el software de Ludibuk puede ofrecer diferentes estadísticas sobre la evolución de cada lector. De modo que los mediadores pueden ver su progreso y rendimiento para ir obrando en consecuencia.

 

 

Según Lisa Meneses, directora editorial del proyecto, el objetivo del Ludibuk es “cautivar de nuevo el interés de los niños por la lectura”. También pretende “generar estrategias para apoyar a los docentes en su misión de llevar a cabo la lectura complementaria escolar”. Y, a la vez, tratar de darle un uso pedagógico a las herramientas tecnológicas como los móviles y las apps, tan familiares para niños y jóvenes.

Una herramienta para entornos escolares a la que también pueden acceder las familias para su uso doméstico. Y una iniciativa que se suma a otros servicios afines como RanoplaTim y Tina y el citado Yoleo. Más información en su web.

 

Fuente: Dosdoce.com.

 

0 Comentarios
Deja un comentario
Tu correo electrónico no será publicado.