Leer en voz alta a los niños y niñas desde edades tempranas se confirma como una de las variables más importantes, junto con la educación, para hacer de ellos lectores frecuentes en el futuro.

Esta conclusión sobre el potencial de la lectura en voz alta es una de las muchas del trabajo de investigación “Situación actual y perspectivas de futuro de la lectura en España. Una aproximación al estudio de los escenarios de lectura” de Javier Urgel Parreño, realizado en el marco del XXIII curso de posgrado de Formación de Especialistas en Investigación Social Aplicada y Análisis de Datos del Centro de Investigaciones Sociológicas, que hemos conocido gracias a la Asociación Española de Compresión Lectora.

La aparición de nuevos medios para procesar, almacenar y compartir la información ha producido importantes cambios en la lectura en los últimos años. Aunque parece claro que en la actualidad la población lee más que nunca gracias a las posibilidades que ofrecen los nuevos medios, surgen preguntas del tipo: cómo se lee y cuáles son las implicaciones directas de la implementación de las TICs en los procesos educativos en las primeras edades.

Urgel ha querido analizar si se ha producido un aumento del índice de lectura, especialmente en los canales con mayor penetración digital como consecuencia de las mayores posibilidades de accesibilidad que brindan los medios digitales; así como cuáles son las variables predictoras más importantes para frecuencia de lectura: estatus social, socialización temprana (como la animación a la lectura en el entorno familiar y educativo durante la infancia y la adolescencia), nivel de estudios.

Una vez recopilados y analizados todos los datos, Urgel ha determinado que:

  • La lectura ocupa un lugar secundario frente a propuestas como la música y el cine.
  • Un 70% de la población española mayor de dieciocho años reconoce no haber leído un libro o como mucho cuatro en los últimos doce meses.
  • Aunque se sigue prefiriendo la lectura en papel, se observan cambios significativos en el conocimiento de los libros electrónicos y su uso, ya sea total o parcial en la lectura.

Además, nos gustaría destacar que:

  • La educación es concluyente en la construcción de lectores frecuentes, ya que a medida que se avanza en el nivel de instrucción, las posibilidades de formar parte de éste grupo aumentan.
  • Leer en voz alta a los más pequeños tiene un efecto directo sobre su frecuencia de lectura futura, sea cual sea el estatus social al que pertenezcan.

 

Imagen: Pep Bruno.

 

0 Comentarios
Deja un comentario
Tu correo electrónico no será publicado.