En muchos contextos el aprendizaje de idiomas está desvinculado de prácticas como la lectura. A simple vista puede parecer que leer o que te lean en un idioma desconocido aporta bastante poco, pero más allá de las primeras impresiones la lectura puede ser una gran aliada en el aprendizaje de un segundo idioma.

El aprendizaje de un segundo idioma puede enfocarse de muy diversas formas. Una de las más recomendadas es la metodología lúdica, especialmente cuando se trabaja con niños y niñas y más si se hace en edades muy tempranas (momento óptimo para comenzar a familiarizarse con un segundo idioma). Este planteamiento ayuda a captar su atención y a mantenerla, contribuye al desarrollo de la imitación y la repetición (pasos previos en el aprendizaje de una lengua) y favorece la incorporación de significados y la asimilación de conocimientos (claves del aprendizaje); al tiempo que refuerza el pensamiento propio.

La lectura puede ser una de esas actividades lúdicas y motivadoras que hagan del aprendizaje de un segundo idioma algo atractivo y divertido para los niños. Además, los cuentos permiten a los pequeños comprender el mundo que los rodea y favorecen su desarrollo. Por ello, son muchos los que apuestan por fomentar su uso como parte fundamental en el aprendizaje natural de una lengua. Para ello, el método más extendido es la oralidad: lectura en voz alta, cuentacuentos… son técnicas en las que la entonación, el atrezo, la imagen… contribuyen a que el público entienda el mensaje y asimile nuevos conocimientos, al tiempo de se divierte.

A los pequeños les encanta escuchar historias, por lo que esta técnica es atractiva. Cuando los niños se dan cuenta de que están entendiendo una historia en otro idioma, se sienten motivados, lo que favorece que crezca su curiosidad por el nuevo idioma y las ganas de intentar hablarlo. Otro aspecto importante es la forma en la que la narración oral favorece la captación de nuevos sonidos y la entonación. Además, los pequeños van asimilando de forma inconsciente vocabulario nuevo y nuevas estructuras gramaticales. Todos estos aspectos no sólo favorecen la adquisición de una segunda lengua, sino que también mejoran la competencia lingüística en la lengua materna.

En este contexto, resulta de suma importancia elegir bien la lectura con la que se va a trabajar. Para ello, se ha de definir el público y el objetivo de la propuesta, ya sea aprender letras, palabras, estructuras gramaticales. Una vez determinado el propósito se ha de elegir el más adecuado entre los distintos tipos de materiales de lectura disponibles en el mercado:

  1. Abecedarios con los que aprender las letras y sus formas de pronunciación, que suelen asociarse a palabras que las contienen o, incluso, a pequeñas historias que favorecen la asimilación de contenidos.
  2. Libros para aprender a contar que suelen incorporar repeticiones y frases rítmicas que facilitan el reconocimiento y el aprendizaje de los números.
  3. Libros de conceptos con los que se sentirán identificados y que pueden ser de especial utilidad para introducir conocimientos de distintas áreas curriculares.
  4. Libros de Mother Goose con rimas, poemas, canciones, que son un gran aporte de personajes y tradiciones de la cultura anglosajona.
  5. Cuentos repetitivos que mantienen una estructura en la que se van introduciendo pequeñas variantes, y que resultan especialmente útiles para asimilar estructuras gramaticales de forma clara y sencilla.
  6. Cuentos tradicionales que pueden ser muy motivadores para los más pequeños que, en muchos casos, los conocen en su lengua materna.

Además es muy importante tener presente la opinión del narrador, su gusto e interés por una lectura es clave a la hora de motivar a su público. No podemos transmitir un gusto y un interés que no sentimosContar cuentos es una forma divertida, natural y contextualizada de plantear el aprendizaje de una lengua y puede convertir a la lectura en nuestra gran aliada en el aprendizaje de un segundo idioma.

 

Este post forma parte del curso “Padres de niños bilingües: propuestas, recursos y consejos para que tus hijos hablen inglés”, una inciativa promovida por Lara GO!, a la que te invitamos a unirte a través de este enlace.

 

0 Comentarios
Deja un comentario
Tu correo electrónico no será publicado.