¿Os imagináis disponer de kioscos dotados de Inteligencia Artificial para las prescripciones de lectura? Podríamos estar a un paso de disfrutarlos.

De tanto en tanto, encontramos algunos desarrollos tecnológicos que llaman de forma especial nuestra atención. Sobre todo aquellos que pueden tener aplicación en el sector cultural y educativo. Es el caso de los kioscos que ha creado la cadena de comida rápida CaliBurger. Su objetivo es optimizar su servicio de pedidos automáticos gracias a la Inteligencia Artificial (IA).

Cada vez son más los establecimientos que se plantean la automatización de sus servicios. En estos espacios, el cliente puede, por ejemplo, realizar gestiones de forma totalmente autónoma a través de pantallas digitales. En muchos casos, este tipo de dispositivos pueden resultar un poco tediosos puesto que obligan a seguir un procedimiento de pedido muy detallado que concrete bien la elección.

Con la implementación de IA, el proceso resulta mucho más sencillo y rápido. Y aumenta la satisfacción del cliente. Así, estos kioscos identifican al usuario, acceden a su historial de pedidos y pueden ofrecerle un itinerario de compra más directo basado en su historial. Además, el hecho de acceder directamente a la información del usuario permite completar también de una forma más ágil el proceso de adquisición.

La idea es, sin duda, muy interesante. Y bien podemos pensar en su implementación en espacios culturales y educativos. Así, esa escena en la que un usuario llega a la biblioteca y una pantalla lo saluda y le ofrece información de los servicios y de los títulos del catálogo más alineados con sus gustos e intereses resulta más próxima a la realidad. Con este tipo de desarrollo no sería necesario hacer uso de carnet de socio. Tampoco se dilataría la búsqueda de nuevas recomendaciones de lecturas. Y la gestión del préstamo se efectuaría de una forma mucho más autónoma e inmediata. ¿Qué os parece?

 

Fuente: PSFK.

 

0 Comentarios
Deja un comentario
Tu correo electrónico no será publicado.