UNICEF ha publicado el Estado Anual de la Infancia 2007 bajo el subtítulo “Los niños en un mundo digital”. En él, aborda la influencia de las tecnologías digitales e Internet sobre los niños y las niñas del mundo.

Una influencia de la que se derivan ventajas pero también inconvenientes. Así, el documento aborda, por una parte, las oportunidades que ofrece el mundo digital a los menores. Y, por otra parte, los peligros que entraña. Y, además, la necesidad de minimizar los posibles daños que puede producir a este colectivo.

La tecnología digital ha cambiado el mundo y, por ende, ha cambiado a la infancia. De hecho, los datos avalan su elevado grado de “digitalización”. Por ejemplo, el 71% de los jóvenes de 15-24 años está en Red, frente al 48% del total de la población. La edad de conexión está bajando, hay países donde los menores de 15 acceden a la Red igual que los adultos.

Sin embargo, existe una importante brecha digital. Millones de niños del mundo no pueden beneficiarse de las ventajas de un mundo conectado. En concreto, en torno al 30%. Las diferencias por regiones son acusadas. A la brecha de acceso a las redes se suman: el tipo de dispositivo, el idioma y, por supuesto, el género.

Aspectos positivos de la influencia de las tecnologías digitales e Internet sobre los niños del mundo.

El informe constata cómo la conectividad puede ser una herramienta para romper el ciclo de la pobreza de la infancia. Especialmente, para la más marginada, puesto que ofrece oportunidades para la educación y el aprendizaje. Además, pone en manos de los niños recursos para ayudarlos a resolver problemas de sus comunidades.

Aspectos negativos de la influencia de las tecnologías digitales e Internet sobre los niños del mundo.

Por otra parte, la tecnología hace a los niños más vulnerables. Les pone en una situación potencial de riesgo de explotación y maltrato. Temas como el ciberacoso, la pederastia y el abuso sexual están presentes en las redes y requieren que se proteja a los menores.

El informe también recoge la preocupación por la posibilidad de que las TIC tengan efectos negativos en la salud física y mental de los menores. Cuestiones como la dependencia, la depresión, la ansiedad o la obesidad se vinculan a las pantallas. Si bien, es algo que no se ha demostrado y parece que, más que el tiempo, habría que analizar qué hacen en las redes para poder establecer una posible relación entre Internet y problemas de salud mental.

Podéis acceder al informe completo a través de este enlace.

 

Fuente: La Cofa.

 

0 Comentarios
Deja un comentario
Tu correo electrónico no será publicado.