La edad, junto a otros aspectos como el género, es un factor que influye en la forma en la que se lee un libro electrónico, según un estudio sobre el comportamiento de los lectores llevado a cabo por Jellybooks.

Los dispositivos de lectura digital aportan todo tipo de informaciones sobre los lectores y el tipo de lectura que realizan. Datos que pueden ser muy útiles a la hora de medir los niveles reales de satisfacción de los lectores y ayudar a los diferentes agentes de la cadena de valor del libro en su toma de decisiones. Un estudio llevado a cabo por Jellybooks ha aportado datos de interés en relación con la edad de los lectores y cómo esta influye en el tipo de lectura que realizan.

Para llevar a cabo la investigación, esta empresa ofreció libros gratuitos a unos grupos de lectores, unos doscientos libros de siete editores distintos, y recogió sus datos de lectura. En líneas generales, esta investigación muestra que la edad en un factor clave en el tipo de lectura que hacemos y que las tasas de finalización de lecturas varían en función de la edad, y ha determinado que estas tasas son mayores entre los lectores menores de treinta y cinco años y los mayores de cuarenta y cinco.

La compañía cree que el hecho de que los lectores que se encuentran entre los treinta y cinco y los cuarenta y cinco años no terminen los libros se debe a que tienen menos tiempo para dedicarle a la lectura, ya sea por cuestiones familiares o porque su atención la captan otras herramientas como los medios sociales o las plataformas de streaming.

Estos datos sobre la conducta de los lectores pueden ser muy útiles para autores y editores, y les pueden ayudar en su toma de decisiones en función del público al que quieran dirigir sus obras.

 

Fuente: Publishing Perspectives.

 

0 Comentarios
Deja un comentario
Tu correo electrónico no será publicado.