La lectura es una actividad con un gran componente social. Y las actividades en las se comparten lecturas como los clubes son muy poderosas para desarrollar el gusto por la lectura y promover su práctica. Sin embargo, no siempre es fácil hacer funcionar este tipo de iniciativas. Para conseguirlo, una biblioteca de San Diego ha realizado un acuerdo con NetGalley. Así ha conseguido reunir a grupo de jóvenes lectores digitales para la lectura de sus manuscritos.

En general, todas las bibliotecas cuentas con clubes de lectores infantiles y juveniles. Y muchos otros espacios promueven este tipo de actividad. Este tipo de iniciativas son, sin duda, claves para reforzar el itinerario de estos lectores en formación. Pero no siempre es fácil ponerlas en marcha y hacerlas funcionar. En esta tesitura se encontraba la biblioteca La Jolla/Riford Branch cuando se le ocurrió llegar a un acuerdo con un acuerdo con NetGalley para reunir a un grupo de jóvenes lectores digitales para la lectura de sus manuscritos.

NetGalley es una plataforma que ofrece acceso a manuscritos a sus usuarios para que puedan leerlos y compartir sus impresiones. Contenidos que luego comparte con los editores. Su comunidad está constituida por bibliotecarios, libreros, profesores, blogueros… Estos acceden de forma libre y gratuita al catálogo de títulos disponible. Y, a cambio, comparten sus valoraciones. Este tipo de feedback ofrece a los editores una información muy valiosa de cara a la edición de una obra: tanto si sigue adelante como si no, así como los ajustes que se pueden hacer para mejorar el producto final.

Cuando NetGalley recibió la propuesta de esta biblioteca seguro supo valorar el interés que tendría contar con la opinión de jóvenes lectores digitales sobre los títulos disponibles de literatura juvenil. Así, hicieron los ajustes de privacidad oportunos para poder incluir a los chicos entre su comunidad de prescriptores. La biblioteca, por su parte, dio a conocer la iniciativa entre su público potencial. Y no sólo logró reunir a un grupo de veinticinco chavales sino que tuvo que habilitar una lista de espera.

Claves del proyecto

Entre los aspectos que han tenido más éxito entre los chicos. En primer lugar, el hecho de poder elegir su próxima lectura entre un amplio catálogo de títulos disponibles. Obras a las que, además, pueden acceder de forma gratuita. En segundo lugar, la oportunidad y la responsabilidad de comunicar sus impresiones a los editores y autores de las obras. El hecho de que se trate de libros inéditos en cuya publicación pueden influir con su opinión ha resultado muy emocionante para los miembros del club. El componente digital se ha sumado al éxito del club en esta propuesta que bien puede ser replicable en nuestro contexto. O, por lo menos, inspiradora para promover la creación de un club de lectores con niños y jóvenes.

 

Fuente: School Library Journal.

 

0 Comentarios
Deja un comentario
Tu correo electrónico no será publicado.